martes, 22 de marzo de 2011

como se reproduce el VIH en las células


El VIH se
 reproduce dentro de las células y debilita el sistema inmunológico.
El virus ataca preferentemente al sistema inmunitario, destruyendo las defensas del organismo. El organismo cada vez tiene más dificultades para defenderse, por lo que aparecen infecciones -producidas por gérmenes, parásitos o virus- o algunas variedades de cáncer que en condiciones normales no se producirían.
En una primera fase el VIH se reproduce multiplicándose activamente en las células infectadas. Para defenderse, el organismo crea anticuerpos específicos pero no consigue eliminar el VIH: disminuye la presencia de virus en la sangre, pero no impide que los virus sigan presentes y continúen su actividad en otros órganos.
Durante varios años el organismo permanece en una situación de aparente equilibrio, pero el VIH se sigue multiplicando de forma activa en las células e infectando otras nuevas.
Linfocitos CD 4 (o T4): El VIH puede infectar a distintos tipos de células pero tiene especial atracción por los linfocitos CD4 (o T4), que dirigen el funcionamiento del sistema inmunológico.
Desde el primer momento en que se produce la infección por el VIH, el virus se encuentra activo y se replica (multiplica) constantemente generando nuevos virus. Los linfocitos CD4, luchan contra esta proliferación viral, produciéndose una auténtica guerra entre el VIH y los linfocitos CD4. Como resultado el número de linfocitos CD4 va disminuyendo progresivamente y, si no se interviniera con el tratamiento, tras una media de 8-10 años la cifra de linfocitos habría descendido de tal manera que el paciente podría sufrir graves infecciones y tumores.
Uno de los indicadores para medir las defensas es precisamente el recuento de CD4 (CD4/mm3).
Anticuerpos: son elementos fabricados para luchar contra cualquier cuerpo extraño (contra agentes infecciosos o no infecciosos). Los anticuerpos son específicos: se sintetizan o fabrican anticuerpos específicos para luchar contra cada agente -antígeno- concreto.
Se estima que los anticuerpos frente al VIH empiezan a aparecer entre la 2ª y la 8ª semana desde que el virus entra en el organismo. Así, la presencia de anticuerpos indica que ha habido infección. Pruebas de detección como el test Elisa, buscan precisamente la presencia de anticuerpos. Por eso, para que el resultado de estas pruebas sea concluyente, deben realizarse transcurridos 3 meses desde el último contacto de riesgo.
El tratamiento ayuda a que el VIH no se multiplique, frenando el desarrollo de la enfermedad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada